Debate Sobre Objetivos Y Formas De Lucha II

POLÉMICA INTERIOR

 

Es deber del anarquismo apoyar cuanta lucha justa exista, procurando que la Idea cuaje en los luchadores y luchadoras pero sin tener necesariamente que asumirlas como objetivos propios.

Bien que en el germen de  la rebeldía social y más en la prisión haya existido una pulsión de libertad siempre arropada por elementos anarquistas, pero hoy, intramuros, la realidad social se  impone en su reflejo más oscuro. Aún hay deseos de rebeldía y de una genérica, individual, libertad, pero es hoy un mundo sin ideas, sin conciencia de los presos y presas mismos como factores de  lucha, conformes con su “mala suerte”, por su falta de cultura; asumen como propio el discurso del sistema: creen en la necesidad de la policía, el 80% culpando a “la droga”, pero sin saber qué es lo que les ha llevado a despilfarrar sus vidas: pobreza, ausencia de objetivos, de valores referentes y de realización personal.

Por otro lado, el sistema, con su legislación, coge por las pelotas a los presos y presas: sumisión absoluta ante cualquier situación por humillante, degradante y delictiva que pueda ser; si no eres reincidente te aplicarán sus leyes resplandecientes (de sangre), podrás soñar con que tras un largo proceso de extremas pruebas de sumisión y dolor, te excarcelarán a las tres cuartas partes de la condena. Las condenas “más pequeñas” se suelen pagar íntegras, son excepcionales los colaboracionistas que incluso pueden acceder a la condicional a los dos tercios  de la condena.

Luego estamos los que tenemos de 20 años en adelante. Sabemos que la rebelión nos aleja de la calle y que son muchos los años sacrificando la vida por una “cosa” llamada dignidad, en la oscuridad más absoluta, sin que nadie más que uno mismo llegue a saberlo. Es muy duro y desde aquí mi homenaje a todos ellos.

Así que, por ejemplo, la lucha para cerrar los módulos FIES desde dentro reclama, si no mártires, sí vidas especialmente martirizadas.

Hablarle también de cadena perpetua a quienes llevan más de 20 años cuando saben que con la legislación española no hay límite de cumplimiento, ni siquiera los 40 años de la “Ley Parot”…  Aquí puedes estar para siempre, lo que no ocurre con las “cadenas perpetuas europeas”

Nadie que no lo haya sufrido puede imaginar…  ni pedir sacrificios de años y años de privaciones de todo tipo y grado: separación de la humanidad por sexos, privación de contacto con la naturaleza, ausencia de horizontes en todos los sentidos, sólo muros y acero, cacofonía de ruidos estridentes, racionamiento de comida-bazofia…

No es fácil. Hoy por hoy tengo la sensación de que lo que hacemos es sindicalismo carcelario. Y que yo sepa los anarquistas no somos muy amigos o amigas de este tema. Y aunque esto no comulga con la Idea, sí creo que ante la autoorganización no debemos sino aplaudir y favorecer esta lucha en la medida de nuestras posibilidades, pero dejando claro que ni el pactismo no el posibilismo van con nuestra Idea.

En nuestra pequeña asamblea hay anarcos, nihilistas, guevaristas y otros. Aún así, o por ello, tenemos diferencias de opinión entre nosotros. Así, hemos decidido implicarnos en cualquier lucha que se proponga de conquista y no de negociación con autoridad alguna, siempre que trate estos puntos:

–  Enfermos físicos y psíquicos  a la calle.

–  Mujeres con hijos a la calle.

–  Fuera carceleros de los módulos de mujeres (pegan y abusan más).

–  Ni FIES, ni dispersión, ni 20 años en prisión.

–  Abolición de la sociedad que crea monstruos y cárceles.

Por lo demás queremos estar atentos a las propuestas que surjan del interior y a las sugerencias del exterior, y apoyar puntualmente lo que nos parezca correcto.

Tambien estamos cansados de que cualquiera se arrogue la condición de anarquista con el consiguiente perjuicio para la idea de quienes no son sino arribistas interesados cuando no infilttrados.

Por último, pese a que sabemos que todos los presos somos resultado de una sociedad injusta, víctimas de un sistema explotador y desquiciante, hay quien plantea el tema de cómo pedir un máximo  de 20 años para los mostruos despiadados que tanto publicita y utiliza el sistema para desviar la atención y la energía de las verdaderas causas, cuando la mayoría de la población desea la perpetua y la pena de muerte para ellos; máxime desde que violadores y asesinos de mujeres y niños no están sometidos a la antigua Omertá que aunque imperfecto era el código autoimpuesto que regía la vida de los presos: no delación, apoyo mutuo, mujeres y niños fuera de toda cuestión, entre otras normas.

Ahora están especialmente protegidos y considerados al no ser “elementos refractarios” a la autoridad. Cualquiera que los toque deasaparece en lo más hondo de las mazmorras.

En resumen, como anarquistas debemos apoyar cuanta lucha justa haya, pero la prioridad no es reformar las cárceles ni las leyes sino destruir el sistema que las hace “necesarias”.

Y, qué duda cabe, sigue siendo necesaria la fraternidad con los nuestros que están dentro y con todas y con todos aquellos que se  acerquen a la Idea con el corazón limpio y sin pretensiones egoístas.

COLECTIVO DE PRESOS SOCIALES en Albolote

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: