Comunicado De Gilbert Ghislain Sobre Cómo Queda Su Situación Después Del juicio Por La Fuga

Aquí estoy de nuevo en Clairvaux después de dos meses de ausencia. He llegado el pasado viernes y ayer he pasado por junta para que me quitaran el periodo de seguridad en previsión de una solicitud por un tercero grado. Es por lo menos lo que estaba previsto antes la condena de Tarbes.

El 13 de marzo pase a juicio por la fuga de Lannemezan que se produjo el 5 de noviembre 1990. Me han condenado a 4 años por una evasión perpetrada  hace  22 años. Era el único sentado en el banco de los acusados, para mis cómplices, la movida está prescrita o cumplida desde hace mucho tiempo. Incluso uno de ellos pagó una cadena perpetua en Francia y salió en libertad condicional. La fiscalía de Tarbes pensaba que seguía en busca y captura. A otro de mis cómplices, cuando le han presentado el asunto, para él, estaba prescrito. Es decir que durante años han olvidado el asunto en un cajón y hace algunos meses cuando han comprendido que podía beneficiarme de un tercero grado han encontrado este viejo expediente para mantenerme preso. Parece increíble pero esto pasa en Francia y  lo que estoy escribiendo es verificable.

Esta condena de 4 años me coloca en situación de “recitive legal”. Es decir que ya no puedo aspirar a un tercer grado antes de cumplir las dos terceras partes de mi condena. He recurrido pero un vez que se me decrete prisión, tendré que esperar 4/5 años más para pretender un tercer grado 28 + 4 =32 años. Es simplemente delirante.

Estaba previsto que pasara por junta el 22 de marzo  para que me quitaran el periodo de seguridad. Como no estaba en Clairvaux fue suspendido hasta el 10 de mayo. Es decir ayer. Estaba previsto que pasara por junta para quitarme el periodo de seguridad que termina en enero de 2013 y una vez el periodo de seguridad quitado, pasar por junta para un tercer grado con pulsera electrónica. El juicio de Tarbes cambia las cosas. Jurídicamente, puesto que no se me ha decretado prisión, puedo beneficiarme de un tercer grado, que me lo den en estas condiciones otro tema. La respuesta de la junta de ayer  es para el 7 de junio. No sé cuando tienen previsto pasarme por junta para  el  tercer grado.

Ahora solo queda esperar ya que he recurrido la sentencia de Tarbes y se celebrará un nuevo juicio que tendrá probablemente lugar a final de verano, que hay que prepararlo. El juicio del 13 de marzo no estaba preparado. El abogado había apostado por la clemencia del tribunal en vez de hacerlo sobre una denuncia. La próxima vez será diferente.

El expediente de la fuga que se ha juzgado en Tarbes, está lleno de anomalías que ocultan que  fueron las propias instituciones penitenciarias, que por su dinámica, se hizo cómplice de  dicha evasión.  22 años después, en su requisitorio  de Tarbes, el fiscal explicó que no habían podido encarcelarme en Tarbes porque era D.P.S y no había suficiente seguridad y que en Lannemezan, incluso dos décadas después, no me querían ahí. Esto, hoy como ayer es normal: cuando te fugas de una cárcel, jamás vuelves a la misma. En el juicio del recurso, preguntare porque, entonces, yo volví a Lannemezan tras una fuga a golpe de explosivos y sobre todo preguntare porque fui sacado tan fácilmente del aislamiento para pocas semanas después encontrarme sobre el techo de la prisión. Me he quedado 3 horas sobre el techo sin rehenes y con  la céntrale rodeada por los gendarmes. En mi expediente no había solamente la evasión precedente pero varios intentos y sospechas de preparaciones  de evasiones incluso por los aires, sin embargo a nadie se le ocurrió desalojarme del techo. La explicación es simple: Tras la primera fuga y contra toda lógica, los responsables de la administración decidieron devolver a los fugados a Lannemezan. El nuevo director temía un incidente violento o peor aún, una nueva evasión, pero la negativa del ministerio de trasladarme lo bloqueaba. Le prometí que si salía del aislamiento encontraría la manera de forzar el ministerio a trasladarme sin agredir a un funcionario. Es la razón por la cual ni siquiera pensaron en una fuga. Había anunciado una acción que provocaría mi traslado disciplinario y ahí la tenían.  Hoy todo aquello no tiene importancia pero si 22 años después no han olvidado, hay que hablar de todo.  Para hablar de todo aquello en Tarbes, hubiera sido necesario que hablara de mi precedente evasión. Mi abogado creyó mas prudente  no hacerlo, por miedo a que  tampoco esté prescrita pero visto lo absurdo de la situación lo haré durante el juicio para el recurso.

Aprovecho esta carta para agradecer el equipo del Envolée y Natchav por su solidaridad sin olvidar los compas de Toulouse. Es agradable saberse apoyado.

Fuerza y determinación.

http://gilberttextos.blogspot.fr/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: