Condenados El Director Y Dos Educadoras De Un Centro De Protección De Menores Por Maltratar A Los Niños

 La noticia se produjo a mediados de mayo de 2012 pero no deja de ser de máxima actualidad pues supone la primera condena por trato inhumano y degradante en un centro de protección menores de la que tenemos constancia. Las educadoras han sido condenadas a 21 meses de prisión, y el director de la casa de acogida,  a 15 meses. El centro era gestionado por la Fundación Lar en concierto con la Xunta de Galicia. A pesar de la condena, la Xunta mantiene millonarios contratos con la misma fundación para gestionar otros centros.

Dos educadoras y el director de una casa de acogida de Ourense han sido condenados por delitos de malos tratos y contra la integridad moral por haber sometido a castigos «desproporcionados» y trato «humillante» a varios de los menores que tenían a su cargo en el centro, perteneciente a la entidad Hogares y Apoyo del menor Lar, que dependía y estaba bajo la supervisión de la Xunta de Galicia.

En la sentencia, dictada por la magistrada del Juzgado de lo Penal 1 de Ourense, se da por probado que Noemí Blanco y Vanesa Fernández, quienes trabajaban como cuidadoras en la casa, situada en la calle Casaio de la capital ourensana, «durante el verano del 2008 sometieron a los menores de manera reiterada a castigos vejatorios y degradantes, en particular a los más pequeños, que contaban con siete años de edad».

En concreto, se da por probado que las acusadas, cuando algunas de las menores se orinaba en la cama, «las obligaban a comer cebolla cruda sola y a ponerse las bragas sucias en la cabeza y permanecer con ellas así en la cama». Asimismo, las obligaban, recoge la sentencia, a limpiar las paredes de la casa, «y a ponerse de rodillas incluso con un diccionario en las manos y a hacer un número no razonable de copias».

También ha quedado probado, por la declaración de las víctimas, que en una ocasión una de ellas fue obligada a comer su propio vómito como castigo. Tiempo después, la menor se vio obligada a permanecer sola en una habitación «durante el tiempo que estaba en la casa, comiendo incluso allí durante varios días».

Pese a que las dos acusadas negaron los cargos y aseguraron que su trato con los menores era muy bueno, aclarando que a veces les imponían castigos leves y siempre con fines educativos, la declaración de las víctimas -cuya credibilidad no fue testada por los técnicos- ha sido clave para la condena. La jueza considera que sus testimonios son fiables y coherentes e impone a las cuidadoras 21 meses de prisión por un delito de maltrato psíquico habitual y otro contra la integridad moral. Quedarán inhabilitadas para cualquier actividad que requiera trabajar con los menores durante el tiempo de la condena.

Además, la sentencia condena a Arturo Estévez, director de la casa, como autor de un delito contra la integridad moral contra una de las menores tuteladas, a la que insinuó que, «su futuro estaba en una esquina». Por ese hecho, se le impone una pena de quince meses de prisión.

Todas las víctimas deberán ser indemnizadas tanto por los condenados como por la entidad Lar y la Xunta de Galicia. Eso sí, las defensas no están conformes con este fallo, que consideran injusto, y anuncia que presentarán recursos ante la Audiencia provincial.

La voz De Galicia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: