Estudio Crítico De La 29ª Reforma Del código Penal De 1995

Todo apunta a que esta reforma, en el contexto de la profunda crisis financiera que padecemos, proyecta su alcance a dos niveles. En el corto plazo, pretende distraer la atención de la terrible realidad y el tenebroso futuro que nos aguarda a la mayoría de la población y brinda la única seguridad que son capaces de sostener hoy por hoy los poderes públicos, la que se deriva de un mayor control social. A largo plazo, representa otro paso más en la escalada de rigor punitivo y constata la tendencia expansiva del derecho penal, un fenómeno que es sabido no guarda relación con los índices de delincuencia ni con las necesidades y preocupaciones inmediatas de los ciudadanos sino que obedece a otras lógicas y a otros intereses vinculados con el Poder.

Se trata, en fin, de una reforma que está a la altura de los tiempos en que se plantea y que responde a la previsible necesidad de incrementar los instrumentos de control que pongan coto a las reivindicaciones y movilizaciones de colectivos cada vez más amplios de la sociedad por la vía de entronizar a la pena de prisión como el eje del sistema, completada ―cuando se estime limitada e insuficiente por exigencias del principio de culpabilidad― por las medidas de seguridad para imputables (ya consolidadas), la libertad vigilada y especialmente la custodia de seguridad.

Continúa leyendo LA 29ª REFORMA DEL CÓDIGO PENAL DE 1995

______________________________________________________________________________________________

El texto del Anteproyecto contiene algunas novedades respecto del Borrador analizado en las páginas de nuestro anterior estudio que no sólo no alteran su esencia ni el sentido último de la reforma tal como la apreciamos desde la Plataforma, sino que confirman la sospecha de que todo aquello susceptible de ser empeorado, termina siéndolo: ahí están los nuevos artículos añadidos o modificados que incrementan los totales ―ya de vértigo― referidos en nuestra Introducción1, o las materias a las que se refieren, algunas de ellas de hondo significado regresivo, como las que afectan al sistema de cancelación de antecedentes penales o la nueva regulación del asesinato. Y especialmente, asuntos de mayor dimensión, no sólo a corto sino a medio y largo plazo, como la ampliación del ámbito para el que está prevista en el Anteproyecto la nueva pena de cadena perpetua (prisión permanente), que nos muestra la senda ya abierta y cómoda por la que se puede transitar para sucesivas modificaciones legislativas, dirigidas a ir ampliando su ámbito e incrementando progresivamente el rigor punitivo o la supresión de las previsiones de sustitución de las penas de prisión por trabajos en beneficio de la comunidad, multa o localización permanente.

 A continuación, y siempre tomando como base nuestro texto anterior basado en el Borrador del Anteproyecto, se hará un repaso de urgencia a las diferencias observadas entre aquél y el Anteproyecto ahora presentado: ANEXO AL ESTUDIO SOBRE LA 29ª REFORMA DEL CÓDIGO PENAL DE 1995

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: