Termina La Huelga De Hambre En Menorca En Protesta Por Los Malos Tratos En Esta Prisión

Los cuatro presos del centro penitenciario de Menorca que el pasado miércoles iniciaron una huelga de hambre con el fin de exigir una investigación sobre los malos tratos que aseguran recibir por parte de algunos funcionarios de la cárcel pusieron fin ayer a la protesta, tal y como han confirmado fuentes cercanas a los reclusos.

El conflicto comenzó el pasado miércoles por la noche, cuando uno de los internos se personó en el comedor asegurando  que había sufrido un abuso físico por parte de alguno de los trabajadores del centro. Sus compañeros del módulo 2 decidieron solidarizarse con él negándose a cenar. Sin embargo, cuatro de los reclusos, fueron trasladados esa misma noche al módulo de aislamiento, donde permanecen desde entonces. En estas instalaciones, los internos pasan la mayor parte del tiempo en sus celdas, sin poder comunicarse entre ellos, y con tan sólo dos horas para salir al exterior.

Por ello, los cuatro presos que permanecían en huelga de hambre exigen a través de esta acción volver a sus celdas del módulo 2, así como que se inicie una investigación sobre los supuestos abusos de poder que indican que tienen lugar en el centro penitenciario.

Del mismo, los familiares de los internos han denunciado también que el director de la prisión, José Alfredo Fernández, se incorporó ayer al trabajo tras unos días de vacaciones y, a pesar de las circunstancias, no visitó a los internos en huelga, quienes sí fueron sometidos ayer a un reconocimiento médico para valorar su estado de salud tras seis días sin comer.

Los reclusos en aislamiento reclaman de este modo el inicio de una investigación en el centro penitenciario debido a los malos tratos que reciben por parte de algunos funcionarios, tal y como aseguran en un escrito de denuncia firmado por una treintena de internos, todos ellos pertenecientes al módulo 2.

El documento pone énfasis en los abusos físicos y vejaciones a los que presuntamente son sometidos los presos. En concreto, aseguran que las palizas, humillaciones y amenazas tienen lugar siempre en espacios donde no existen cámaras y que son llevadas a cabo de modo individual para evitar posibles testigos. Asimismo, declaran que tras sufrir palizas no se les permite pasar ningún tipo de reconocimiento médico.

Los reclusos apuntan en su escrito que todos los abusos han sido notificados a la dirección del centro, de la que no han obtenido respuesta alguna. “Han encubierto en todo momento las acciones de los funcionarios”, afirman.

Del mismo modo, denuncian sufrir persecuciones constantes por parte de algunos trabajadores que provocan el nerviosismo, tensión y malestar de los internos.

Según indicaron, el director de la prisión, José Alfredo Cuevas, vistió ayer a los presos que permanecían en el módulo de aislamiento tras haber encabezado el miércoles por la noche una acción de protesta negándose a cenar como modo de solidarizarse con un compañero que, según dicen, había sido golpeado por uno de los trabajadores de la cárcel.

Cuevas, que se incorporó al trabajo tras unos días de vacaciones, mostró su preocupación por el hecho de que los internos se hubieran negado desde entonces a ingerir alimento sólido alguno y se comprometió con ellos a buscar una solución.

Ante este compromiso, los reclusos decidieron poner fin a la huelga de hambre y, según fuentes cercanas, ayer por la noche ya cenaron.

Sin embargo, fuentes del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Balears indicaron que en los últimos quince días no han recibido ninguna reclamación. Cabe destacar que los internos de cualquier prisión pueden dirigirse a este órgano en caso de ver limitados sus derechos como persona y como ciudadano.

De este modo, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria es el encargado de resolver los recursos en materia de clasificación inicial, progresiones y regresiones de grado, autorizar los permisos de salida de duración superior a dos días, resolver por vía de recurso las reclamaciones sobre sanciones o conceder y revocar la libertad condicional y resolver cualquier petición o queja referida al régimen o tratamiento.

Los presos del módulo 2 hicieron llegar a los medios de comunicación un escrito de denuncia sobre los supuestos abusos de poder que se dan en el centro penitenciario de Menorca aunque, según el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Balears, este documento no ha llegado a sus manos.

CONTRA LAS TORTURAS Y MALOS TRATOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: