Tres Internos Del CIE De Zona Franca En Huelga De Hambre Denuncian Torturas Y Represalias Por Pedir Asistencia Sanitaria

La huelga de hambre de David Bakradze y sus dos compañeros empezó después de que éste sufriera una situación de maltrato como represalia por solicitar asistencia médica para un compañero, tal y como se describe en la denuncia presentada por el abogado de David. Según ésta, David se ofreció como traductor solicitando que llevaran a otro interno al hospital el sábado 14 por la tarde, momento en el que no había asistencia médica ni traductor en el CIE. Tras insistir, los agentes accedieron a la petición, pero un policía se dirigió a David amenazándole por haber defendido los derechos de su compañero y como represalia lo tiró al suelo y lo arrastró hasta una celda de aislamiento -sin cámaras- donde lo agredió en la cara muy violentamente.

Al mismo tiempo que nos llega esta noticia y tenemos la oportunidad de visitar a David Bakradze para que nos explique los hechos, nos llega a través de la prensa otra denuncia de maltrato en el CIE formulada por Sergei Breev. Sergei denuncia que el pasado domingo 22 de abril sufrió una paliza por parte de los agentes que custodian el centro que lo ha dejado con un traumatismo torácico, una costilla rota y varias fisuras.

Resulta paradigmático que esta extrema situación de violencia que se está produciendo en el Centro de Internamiento de Extranjeros de la Zona Franca se haya dado justamente durante la semana en que la Delegación del Gobierno denegó la petición de visita al Síndic de Greuges. Cabe recordar que la Delegada del Gobierno, Llanos de Luna, respondió al Síndic “No hace falta que vayas, que todo está bién”. La petición de entrada del Síndic al CIE era para el día 17 de Abril, cuando los tres internos ya se encontraban en huelga de hambre debido a las agresiones sufridas por la policía nacional.

Estos hechos no hacen más que corroborar la opacidad del funcionamiento de estos centros y la falta de transparencia y voluntad política en un país democrático que ha ratificado la Declaración Universal de Derechos Humanos. En los últimos meses numerosas organizaciones de derechos humanos y de inmigrantes hemos denunciado los casos de algunas de las víctimas de amenazas, abusos, malos tratos, tortura e, incluso, víctimas mortales atribuibles a la falta de asistencia sanitaria y denegación de socorro, como Idrissa Diallo (muerto la madrugada del 5 de enero de este año) o Mohammed (fallecido el 13 de diciembre de 2010), ambos en el CIE de Zona Franca. A estas voces se han sumado incluso, el Síndic de Greuges, el Defensor del Pueblo y el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU que han tenido que pronunciarse denunciando la opacidad de estas verdaderas cárceles para personas que sin haber cometido ningún delito ven privada su libertad en centros con peores condiciones que las penitenciarias. Nos sorprende e indigna profundamente que después de las numerosas críticas recibidas en los últimos meses, siga habiendo agresiones con total impunidad dentro de estos pequeños “Guantánamos españoles”.

Ante los hechos expuestos, las entidades firmantes exigimos:

Que se investiguen y aclaren los hechos que denuncian David Bakradze y Sergei Breev para que se conozca si ha existido algun tipo de agresión y/o maltrato por parte de los funcionarios que custodian a las personas privadas de libertad en el CIE de la Zona Franca.

La inmediata puesta en libertad de David Bakradze, no sólo porque cumple los requisitos de arraigo social que requiere la Ley de Extranjería, sinó también porque se encuentra bajo la custodia de los agentes que le han agredido, amenazado y vejado. Queremos manifestar, una vez más, que acelerar su deportación (prevista para este viernes) se debe al hecho de dejar sin efecto la denuncia por torturas presentada.

Que se tomen medidas de protección para las personas que denuncian o han sido testigos de las agresiones, pues están custiodadas por las mismas personas que podrían haber cometido el maltrato, y esto podría favorecer presiones a la hora de ejercer su condición de denunciante o de testigo. Entendemos que dada la situación tendrían que ser puestas en libertad automáticamente por ser testigos de unos hechos especialmente delicados y que no deben ser deportadas en ningún caso.

Que cesen las situaciones de violencia y maltrato en el interior del CIE de Zona Franca, así como las sistemáticas aceleraciones de deportaciones de las personas que denuncian y que son testigos de maltrato.

Finalmente, manifestamos que junto a estas medidas de urgencia, la única decisión política que acabará con la situación de extrema opacidad y de impunidad, y a la vez evitará de forma definitiva que se produzcan más muertes, torturas, agresiones y amenazas en el Centro de Internamiento para Extranjeros de Zona Franca y en todos los del Estado debe ser el anuncio de su cierre definitivo.

Grup de Recerca i Acció sobre Fronteres i Controls
Campanya pel Tancament dels CIEs de Barcelona
Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans de la Universitat de Barcelona (OSPDH)
Coordinadora Catalana per a la Prevenció Denúncia de la Tortura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: